Reportaje Especial


Celeo Álvarez

 

“Conservamos la esperanza que el racismo desaparezca”


Celeo Àlvarez Casildo, dirigente garífuna.
  • Las comunidades afrohondureñas mantienen su cultura pero pierden sus territorios

LA CEIBA La pequeña María Luisa se levanta de madrugada para ayudarle a su mamá en los quehaceres de la casa. A las seis de la mañana debe estar lista para irse a la escuela, porque tiene que caminar más de un kilómetro para asistir a clases.

María Luisa, a sus siete años, carga con gran parte de la responsabilidad de la casa, desde que su mamá enfermó de gravedad y su padre abandonó el hogar para irse a los Estados Unidos.

Su situación
Historia de exclusión
Discriminación
Informe de la ONU
Reclamos
 
Deportistas blanco del racismo
Una historia típica de racismo en Honduras
Gobierno tiene una deuda con los garífunas
Fox asegura que no hubo racismo en sus declaraciones sobre 'negros'
Racismo y discriminación presentes en Honduras


Su madre padece de VIH Sida y su papá dejó las labores de pesca y se fue una madrugada sin siquiera despedirse de sus tres hijos menores de edad, en busca del sueño americano.

Seguramente la madre morirá sin saber cuál será el futuro de sus tres hijos. Por falta de dinero y de un centro de salud cercano, no ha podido asistir para que la vea un médico.

Este triste cuadro de una humilde familia garífuna que vive a su suerte en una remota comunidad del Litoral Atlántico de Honduras donde, 208 años después de su arribo al país, siguen adoleciendo de lo básico para subsistir.

La mano amiga
Afortunadamente existen instituciones que ayudan a mitigar la pobreza y el sufrimiento, como la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO), que ha tomado un liderazgo en procura de un mejor futuro para las comunidades.
El presidente de la ODECO, Céleo Álvarez Casildo analiza la actual situación de la comunidad afrodescendiente:

¿La situación es casi igual después de 208 años?
Hay inequidad. Hay que hacer un gran esfuerzo para que las comunidades afrohondureñas puedan alcanzar niveles de competencia: una educación adecuada, un acceso a mejores empleos, acceso a créditos, a capacitación y tener las posibilidades de desarrollarse de manera competitiva.

¿Ha habido evolución?
Está claro que ha habido una evolución, las condiciones de hoy no son las condiciones de ayer, como consecuencia lógica de lo que es la dialéctica, no podemos permanecer estáticos, ahora lo que hay que valorar es si después del tiempo las condiciones son mejores hoy que ayer, entonces hay que hacer un balance crítico.

¿Existen muchos problemas por el territorio?
Ayer las comunidades vivían sin presiones en sus tierras, con grandes extensiones, había una población más baja, por lo tanto más acceso a la naturaleza, a los recursos naturales.

¿Hay racismo que limita las fuentes de empleos?
En el plano del desarrollo económico hay una baja capacidad del mercado para absorber la mano de obra afrohondureña por varias razones, entre ellas el racismo, la discriminación y la exclusión. Como decía Martín Luther King: Que no sean juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter. Esto sigue siendo una limitante que obliga a gran parte de la comunidad a fugarse, cerebros que se fugan y se van a otros países, principalmente a Estados Unidos.

Entonces, ¿sí existe racismo en Honduras?
Existe el racismo y la exclusión en nuestro país e incluso ha sido reconocido por el propio Presidente de la República.

¿Qué se hace al respecto?
Honduras muy recientemente ratificó la convención contra todas las formas de discriminación racial, logramos que se emitiera el decreto 330-2002, que declara abril mes de la herencia africana en Honduras y por ese presionar organizativo el año pasado se emitió un decreto de creación de la comisión nacional contra el racismo en Honduras, la existencia de esa comisión dice que hay racismo y que hay que combatirlo.

¿Pero el racismo es mundial?
El racismo es un flagelo que le hace daño a la humanidad, millones de personas han sido asesinadas a causa del odio racial.

¿Qué se ha logrado?
Lo más importante ha sido la facilitación de construir un nuevo ser humano, un nuevo hombre, y una nueva mujer que reconocen sus derechos y obligaciones, que saben que Honduras y la comunidad, el mundo, puede ser transformado únicamente con una participación consciente efectiva, organizada.

¿La información y la educación serán la base?
En la medida que la gente esté informada, esté educada, hay posibilidades enormes de transformar la nación. Como decía José Martí: “Sólo siendo cultos podemos ser libres”, entonces en la cultura radica el pilar del desarrollo de los pueblos.

¿Les ha cumplido el gobierno?
La creación de ODECO, así como de otras organizaciones afrohondureñas, obedece a un abandono sistemático, y hemos tenido que forjar nuestras propias plataformas de lucha organizada con el propósito de influenciar las políticas públicas nacionales para que éstas incluyan las necesidades, las expectativas y los reclamos de las comunidades afrohondureñas.

¿Tienen que presionar a los gobiernos?
Si tuviéramos gobiernos efectivos no tendríamos que estar peleando para que se le entregue el título definitivo de propiedad a una comunidad o que se haga una carretera , un centro de salud, o que se facilite la plaza para una médico, etc., eso es responsabilidad del Estado de Honduras.

¿Qué busca la ODECO?
Buscamos una inserción en el proceso, sin perder los valores culturales, la identidad de la comunidad, y eso es una enorme ayuda al país, pues el Estado debería estar pagando y contratando personas que hagan lo que nosotros estamos haciendo de manera independiente como una propuesta alternativa, una iniciativa propia de la comunidad.

¿Qué papel juega la comunidad garífuna en materia de turismo?
Un papel preponderante, por supuesto hasta ahora como objetos, medianamente ha habido un interés en los últimos dos años como resultado de las gestiones.

¿La remesas son la tabla de salvación?
Las remesas son importantes, las casas que se ven en las comunidades, muchas de las cuales están cerradas, es porque son producto de las remesas, la gente tiene que emigrar para hacer cualquier trabajo en Estados Unidos, a fin de lograr construirse una vivienda digna que muchas veces no puede ni siquiera habitar.

¿El sida y el narcotráfico amenazan las comunidades?
Son problemas estructurales que atraviesan el interés de toda la nación, colocarlos como problemas exclusivos, es estigmatizar. Son problemas reales, que existen como existen en el resto del país.

¿Hay esperanza?
Todavía conservamos la esperanza de que estos flagelos, uno puede ser erradicado totalmente, por lo menos a mediano plazo...

¿Ahora son desplazados de sus territorios?
Hay una carrera loca de mucha gente que aceptan oropel por oro, es decir la comunidad está en una mina de oro, y les dan espejitos y sueltan la mina de oro, ahí tiene mucho que ver la educación.

Tomada de Diario Tiempo


Todos los derechos reservados PROCESO.HN ® Copyright 2005