Deportistas: blanco del racismo


Tyson Núñez es uno de los futbolistas hondureños que ha sido objeto de insultos racistas.

Por Jairo Landa
Proceso Digital

Son estrellas y brillan en el firmamento del espectáculo deportivo, pero la combinación de sus destrezas y habilidades competitivas con su condición humana se ven menguadas por el racismo con que son vistos, tanto dentro, como fuera del campo de juego.

El racismo es un mal presente en el deporte, en general, y en el fútbol en particular. Una prueba de ello es el suceso protagonizado recientemente entre dos futbolistas, en un partido de la Copa Libertadores de América, donde el jugador argentino, Leonardo Desvato, tuvo que pasar 37 horas en prisión y pagar una fianza de 3,900 dólares por proferir insultos de carácter racista al brasileño Pablo Grafite.

Su situación
Historia de exclusión
Discriminación
Informe de la ONU
Reclamos
 
Una historia típica de racismo en Honduras
“Conservamos la esperanza que el racismo desaparezca”
Gobierno tiene una deuda con los garífunas
Fox asegura que no hubo racismo en sus declaraciones sobre 'negros'
Racismo y discriminación presentes en Honduras


Las víctimas hablan
El racismo en el deporte es un problema global y Honduras no escapa de este mal según lo reflejan opiniones como la del futbolista Milton “Tyson” Núñez, un ex seleccionado nacional y destacada figura del llamado “deporte rey”.

Milton Núñez manifiesta que en los estadios y en las calles hay muchos insultos para los futbolistas afrodescendientes, al mimo tiempo que considera que el racismo está creciendo en el país y, según él, en el futuro el racismo puede tomar grandes dimensiones como ocurre en naciones europeas.


Por su parte, el entrenador del club deportivo Valencia, Richarson Smith, afirma que el racismo no es nada nuevo en el fútbol catracho y asegura que siempre se ha querido menospreciar a los futbolistas por su descendencia africana.

El ex seleccionado nacional, también habla de los medios de comunicación y dice que en algunas ocasiones los periodistas se refieren a los deportistas afrodescendientes en términos despectivos sobre todo cuando estos son convocados a la selección.

Recuerda un partido contra México en el cual un error suyo le costó a la selección un gol, motivo por el cual tuvo una serie de problemas, incluso le fue apedreada su casa. Smith manifiesta que “si no fuera negro este incidente no hubiera tomado tanta relevancia”.

Smith, quien además integró las filas del Club Peñarol de Uruguay, lamenta que sea en su país donde más le ha afectado el ser afrodescendiente, y es que él asegura que durante su permanencia en el extranjero nunca tuvo problemas de esta índole.

Arriba

"Al negro se le mira de menos"
Otro ex futbolista que asegura haber observado comportamiento de carácter racista es Hernain Arzu. Él dice que esto se puede percibir fácilmente cuando son convocados a la selección, pues muchos aficionados empiezan a llamar a las radios para expresar su malestar.

Por su parte, el futbolista Limbert Pérez afirma que “en este país al negro siempre se le mira de menos”.

Pérez, jugador de club Universidad de la primera división, se queja del trato racista que brindan algunos aficionados en los estadios y en la calle cuando al referirse a los afro descendientes lo hacen con expresiones como: “Negro hijo de puta o negro cara de mono”.

Limbert Pérez, quien además jugó en el Olimpia, el equipo más popular del país, comenta que en su carrera ha tenido la desgracia de encontrarse con entrenadores, directivos y compañeros de equipo racistas.

“Yo escuché a un teniente de apellido Rivera, que era directivo de un equipo, decir que la selección no ganaba por que tenía muchos negros”, afirma Pérez.

Agregó que al momento de negociar los contratos con los jugadores de origen africano, “los directivos no son lo suficientemente justos”.

Finalmente, Pérez recordó un altercado que tuvo con un arbitro al que él le reclamo al calor de un encuentro deportivo y al que él llamó “hermano”. Ante esta expresión el réferi le respondió “yo no soy tu hermano por que los negros parecen monos”.

Arriba


Del otro lado de la cancha

No obstante, a pesar de las quejas de los futbolistas hay quienes aseguran que en el país no existe el racismo.

Para el psicólogo Teodosio Mejía, un profesional con amplia experiencia en trabajar con los deportistas hondureños que integran selecciones, “más que una conducta racista este comportamiento obedece a un aspecto socioeconómico”.

Los futbolistas se han convertido en una elite económica y por ello despiertan envidias en algunos sectores, dice Mejía. A juicio del profesional, “en Honduras no hay una cultura racista”.

En tanto, el presidente de la Federación Nacional de Fútbol de Honduras (Fenafuth), Rafael Leonardo Callejas, asegura que no hay racismo en el fútbol hondureño que nunca lo ha habido y que nunca se va a dar, no solo en el deporte, sino que en la sociedad en general.

“Absolutamente hay que borrar esa palabra del lenguaje en todo sentido”, manifiesta el presidente de Fenafuth, en relación al racismo.

Callejas, quien además gobernó el país de 1990-1994, afirmó que si en el fútbol hondureño existiera el racismo no habría tanta oportunidad en los equipos para los jugadores afrodescendientes.

Arriba

La Fiscalía ausente
Por su lado, la Fiscal de las Etnias y el patrimonio Cultural, Jany del Cid, asegura que hasta la fecha no han recibido denuncias de ningún futbolista.

Del Cid atribuye la falta de denuncias a que los futbolistas no tienen conocimientos de la institución que ella dirige y al mismo tiempo les hace un llamado para que se presenten y hagan valer sus derechos.

La educación es el elemento más importante para acabar con la discriminación racial, indicó la fiscal.

Las condenas que establece el artículo 321 del Código Penal para las personas que cometan delito de discriminación son: de tres a cinco años de prisión y una multa de 30 a 50 mil lempiras, y si el agresor es un extranjero se procederá a expulsarlo del país una vez cumplido su castigo.

Arriba

 

 

 


 
Enviar
Imprimir
Comentar


 

Todos los derechos reservados PROCESO.HN ® Copyright 2005