Editorial
Necesitamos 9 años de
educación básica liberadora
Ni uno menos

A las nueve de la noche Maria, una niña de 10 Años, con el pequeño hermano a sus espaldas, vende chicles en una calle de la norteña e industrial ciudad de San Pedro Sula. Solo quiere lograr la cuota diaria y entregársela al padrastro para que no la maltrate. Hace dos años dejo la escuela y su única esperanza es crecer, ganar su propio dinero, para poder salirse de su casa. Sabe que tiene pocos conocimientos y habilidades. Peor aun, sabe que su destino es ser pobre.

Hay cientos de miles de Marías y hermanitos que no acceden a la escuela, o peor la abandonan. Es un hecho que hoy en Honduras, 9 de cada 10 niños menores de 6 anos no tienen acceso a un servicio de educación preescolar o de cuidado diario; y de cada 3 niños no llega a completar los 6 anos de educación primaria; 9 de cada 10 niños del campo nunca terminan la secundaria. Estos números no son solo porcentajes: corresponden a vidas de niños que crecerán para seguir siendo pobres. Mal pagado de este siglo XXI que valora cada vez más las habilidades y conocimientos de las personas.

Cierto que la pobreza y la exclusión son problemas personales para Maria y aquellos cientos de miles de niños marginados. Pero también son del país. Un país lleno de gente pobre y sin formación adecuada no conocerá el camino al desarrollo.

El peligro es mayor si buena parte de los hondureños no estamos consientes de todo esto. Nos hemos vuelto insensibles a la realidad que nos rodea: los pobres son parte del paisaje y la injusticia social ha sido incorporado a nuestra cultura como algo diario.

A pesar de esta indiferencia, es justo reconocer que se han hechos intentos para combatir la pobreza, pero no han sido suficientes, por haberse descontinuado o distorsionado en los cambios de gobierno.

Afortunadamente los hondureños podemos revertir esta situación amparados por los principios del derecho contenidos en la constitución que dice “que la educación es un derecho irrenunciable de las personas, deber inexcusable del estado, la sociedad, y la familia”.

También reconoce el derecho de los niños a acceder a una educación de calidad y permanecer en ella hasta completar los 9 anos de educación básica.

Esta solamente en nuestras manos impulsar y exigir que los enunciados constitucionales se hagan realidad. Venceremos la pobreza y llegaremos al desarrollo por la vía de la educación para todos.

La recién nombrada comisión para la reforma de la educación debe pasar de los dichos a los hechos, demás esta decir que la educación hondureña es laica, abierta al pensamiento científico y racional, libre de ingerencias politiqueras y juicios religiosos.

Solo la educación cambia a HONDURAS.

  

Editoriales publicados

 
Enviar
Imprimir
Comentar


 

 
Todos los derechos reservados PROCESO.HN ® Copyright 2005