03 de enero de 2007
Redacción Proceso Digital 
  • Empresa argentina demanda al Estado de Honduras por presuntas irregularidades al adjudicar millonaria licitación para la emisión de 330 millones de billetes
  • Una misión de la empresa Ciccone Calcográfica arribará al país la próxima semana para formalizar la denuncia ante el Ministerio Público y el Tribunal Superior de Cuentas

Tegucigalpa - El gobierno inició con pie izquierdo el año 2007, ya que un nuevo escándalo vino a salpicar la administración del presidente Manuel Zelaya Rosales, esta vez en el Banco Central de Honduras (BCH), que dirige la ex precandidata presidencial, Gabriela Núñez de Reyes.

La situación surge tras la adjudicación, presuntamente anómala, de la licitación privada número 3-2006 que el Banco Central de Honduras (BCH) concedió a un grupo de tres empresas extranjeras para el suministro de 330 millones de billetes de uno, dos, cinco, diez, 20, 50 y 100 lempiras.

La apertura de las ofertas se realizó el 30 de octubre de 2006 en el salón Juan Manuel Gálvez del BCH y posteriormente ratificada mediante resolución 455-12/2006 del 7 de diciembre del mismo año. En esa misma fecha la secretaría del BCH libró comunicación de la resolución a cada uno de los oferentes.

Por este caso la empresa argentina Ciccone Calcográfica S.A, una de las más importantes en el rubro de emisión de billetes del continente, presentó una formal demanda contra el Estado de Honduras ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia.

En Honduras Ciccone Calcográfica es representada por la empresa Representaciones y Distribuciones SAM S de RL de CV.

De acuerdo a la demandante, las autoridades del BCH favorecieron a las demás oferentes y desestimaron su oferta económica para la emisión de la citada cantidad de billetes, pese a que su propuesta significa un ahorro de más de 96 millones de lempiras para el Estado hondureño.


Gabriela Nuñez, presidenta del BCH
De acuerdo a documentación en poder de Radio Cadena Voces y a la cual Proceso Digital tuvo acceso, el directorio del Banco Central adjudicó la emisión de los 330 millones de billetes a Canadian Bank Note Company Limited, Francois Charles Oberthur Fiduciaire y De la Rue Internacional Limited, por un monto global de 13.5 millones de dólares.

A Canadian Bank Note Company Limited se le adjudicó el suministro de 120 millones de billetes de la denominación de un lempira por un valor de 4 millones 077 mil, 600 dólares.

Mientras tanto a Francois Charles Oberthur Fiduciaire se le otorgó el suministro de 35 millones de billetes de la denominación de dos lempiras, 40 millones de billetes de cinco lempiras y 40 millones de la denominación de diez lempiras por una cantidad de 4.4 millones de lempiras.

Asimismo, a la compañía francesa De la Rue Internacional Limited se le adjudicó el suministro de 55 millones de billetes de 20 lempiras, diez millones de billetes de 50 lempiras y 30 millones de billetes de 100 lempiras, por la cantidad de 4.8 millones de dólares.

Según la información proporcionada por los representantes legales de la empresa Ciccone Calcográfica aquí en Honduras, con esta transacción el Estado de Honduras perderá una cantidad cercana a los 5.2 millones de dólares, considerando que su oferta ascendió a 8.2 millones de dólares.

Los ejecutivos de la compañía argentina señalaron que la licitación esta viciada de irregularidades en vista que el directorio del BCH no consideró ni siquiera su propuesta, ni tomó en cuenta los beneficios económicos que ofrecían al estado hondureño por la citada cantidad de dinero, violentando con ello la Ley de Contratación del Estado de Honduras.

Impugnan resolución

Por este motivo, los representantes de SAM y Ciccone Calcográfica impugnaron la resolución del Banco Central que adjudicaba la licitación a las tres citadas compañías, no obstante, la misma fue declarada “improcedente”, según la resolución 481-12/2006 emitida por el directorio del BCH.

Según esta resolución del BCH, la oferta de Representaciones y Distribuciones SAM “no cumplió con lo dispuesto en el pliego de condiciones de la licitación en referencia al no detallar la cantidad de pliegos y resmas de papel que serían utilizados en la fabricación de los billetes¨

Asimismo, “presentó vencida, desde el 23 de diciembre de 2002, la certificación ISO 9000 para los procesos de calidad y control de la compañía… y presentó sin autenticar fotocopias de su balance general y su estado de resultados correspondientes al año 2005”.

Banco Central de Honduras

No obstante, tales argumentos fueron rebatidos por el representante legal de la empresa SAM, José Nolasco Ardón, en una nota enviada ell 13 de noviembre de 2006 al gerente general del BCH, German Martel.

“Queremos hacer de su conocimiento de que nuestra empresa ha presentado toda la documentación necesaria para tener la oferta completa. Queremos hacer notar que hemos entregado unos certificados ISO 9000 de otros de nuestros proveedores en forma original sin la legalización”, cita la misiva enviada en esa oportunidad.

“Queremos también destacar que nada de esto afecta nuestra oferta ni de forma ni de precio y que nuestra oferta representa globalmente un ahorro de más de 90 millones de lempiras al gobierno de Honduras. Cabe destacar que ese dinero pudiera ser ubicado para otros efectos que le darían un gran beneficio al pueblo de Honduras”, agrega.

Interviene embajador
Este caso ha pasado del plano comercial al diplomático, ya que el embajador de Argentina en Honduras, Alfredo Waldo Forti, remitió una carta al directorio del banco Central solicitando explicaciones de las causas que motivaron al BCH a no tomar en consideración la oferta de Ciccone Calcográfica.

Consultados al respecto, diplomáticos de la citada embajada señalaron que por ahora no se pronunciarían porque esperarán los resultados de la demanda interpuesta ante la Corte Suprema de Justicia, aunque aclararon que esta situación no alterará las relaciones comerciales y de amistad con Honduras.


Estas son las resoluciones emitidas por el BCH que confirman la licitación a favor de las empresas ganadoras de la licitación.
Ampliar
Reaccionan ejecutivos
Entrevistado desde Argentina por la vía telefónica, el gerente comercial de Ciccone Calcográfica, Gustavo Santana, confirmó a Radio Cadena Voces la información y dijo que llegarán hasta las últimas consecuencias para hacer valer su derecho y que se subsanen los daños provocados a la imagen de su empresa.

Santana calificó de “incorrecta” y “sin valor” la resolución del BCH y comentó que la documentación fue presentada en “tiempo y forma”, además, la oferta fue las más atractiva y beneficiosa para Honduras, por lo que no entiende las razones que motivaron la descalificación de su compañía.

“Esa es una diferencia económica que no se puede pasar por alto, considerando las necesidades que tiene el pueblo hondureño”, dijo.

El ejecutivo puso en duda el proceso de licitación y denunció que mucha de la documentación presentada por Ciccone Calcográfica desapareció y otra se adujo que no fue presentada a tiempo. “Aquí hay algo muy extraño, hay documentación que ha desaparecido”, afirmó.

El entrevistado defendió que su empresa tiene la experiencia, la capacidad productiva y tecnológica y la suficiente trayectoria para la realización de este tipo de trabajos, pero lamentó que es una práctica común de las empresas europeas recurrir a procedimientos o prácticas “poco leales” para agenciarse este tipo de licitaciones.

Santana no descartó que las empresas beneficiadas hayan recurrido a presiones o a este tipo de prácticas para que se le adjudicara la licitación. “No tengo la menor duda, porque este tipo de inconvenientes son comunes y lo venimos padeciendo en toda Latinoamérica”.

Por otro lado, el ejecutivo dijo que la próxima semana llegará a Honduras una misión de altos ejecutivos de Ciccone para entrevistarse con autoridades del Tribunal Superior de Cuentas, el Ministerio Público y otras entidades del Estado hondureño a fin de formalizar la denuncia.

Guardan silencio
Por todos los medios se intentó tener una reacción de las autoridades del Banco Central de Honduras, pero éstas se llamaron al silencio. La presidenta del BCH, Gabriela Núñez se negó a atender las llamadas de éste y otros medios de comunicación y de los mismos ejecutivos de la empresa afectada.

El presidente del Tribunal Superior de Cuentas, Ricardo Galo Marenco, informó que han tomado nota de la denuncia y se harán las investigaciones correspondientes para determinar si hubo responsabilidades civiles, penales o administrativas. Además dijo que la semana entrante recibirá en sus oficina a los representantes de la empresa afectada.

 
Enviar
Imprimir
Comentar


 

 
Todos los derechos reservados PROCESO.HN ® Copyright 2005